visionario

La capacidad visionaria que tienen los emprendedores de anticiparse a los hechos futuros con el propósito de sacar algún tipo de rédito con la consolidación de un servicio, no debe finalizar una vez se haya fundado una nueva organización.

El error frecuente de los empresarios es que apenas han dado a conocer su negocio en el mercado, apartan de su lado su capacidad visionaria. No comprenden que el siguiente paso es convertirse en un líder que sea capaz de anticiparse a los problemas futuros y que pueda sacar ganancias de aspectos que en un principio no había imaginado.

El visionario empresarial debe transmitirles a sus empleados las ganas de alcanzar nuevas metas, es decir, exteriorizar entusiasmo para buscar nuevas fuentes de ingreso con la ampliación de la red de contactos, el ofrecimiento de servicios innovadores, la conformación de alianzas estratégicas, entre otros.

Bajo este precepto sale a relucir la importancia de la credibilidad en el escenario laboral. El empresario debe tener una visión clara de su negocio para que todos los empleados conozcan la forma en que puedan colaborar en la consecución de esos objetivos.

Debido a ello, el visionario debe promover la creatividad en los empleados para que exploten sus habilidades y pasiones. Esto provocará un desafío personal en cada uno de ellos que los incentivará a dar todo de sí en pro del aumento de la productividad en su conjunto.

Finalmente, el visionario debe prever qué inconvenientes pueden surgir en el camino para evitar grandes pérdidas que pueden verse representadas en factores como reputación, capital humano y dinero.

Uno de los empresarios que ha sido visionario desde que era un niño es Jaime Esparza Rhénals.

En principio proyectó un servicio de transacciones formales con el uso de la tecnología y luego acentuó su visión en un buen servicio basado en la atención óptima, la agilidad, la disminución de tiempos y el poco valor en las transacciones.

Jaime Esparza quiso ir más allá de las empresas convencionales y buscó incluir a todo tipo de clientes, especialmente a aquellos que estaban excluidos del sistema convencional de las transacciones.

Sabiendo de todas las dificultades que tuvo que sopesar desde que se inició como emprendedor, Jaime tiene más que claro que la mejor forma para hacer realidad los sueños, es a través de la superación de los retos con responsabilidad y jamás dejar de lado la capacidad de soñar.   

3 thoughts on “¡Conviértete en un visionario empresarial!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *